Tras el verano, una de las quejas más recurrentes que se hacen a un taller de chapa y pintura en Griñón es que el salitre ha corroído la pintura de nuestro vehículo. La salinidad del ambiente marino produce la corrosión de la carrocería, lo cual es un problema si queremos mantener la imagen de nuestro coche.

Si estás buscando un taller de chapa y pintura en Griñón, probablemente te hayas visto alguna vez en una situación parecida. Para que no tengas el mismo dilema el año que viene, es importante que conozcas algunos consejos.

Lo primero que hay que saber es que el salitre no solo carcome la carrocería, sino que también puede llegar a deteriorar el interior del vehículo e incluso el motor. Por ello, la primera recomendación es lavar regularmente el coche con agua, jabón, esponja y productos específicos para el vehículo, evitando siempre que se seque al sol. Con ello conseguirás eliminar la sal impregnada en la carrocería, las llantas y los neumáticos.

Se recomienda también el uso de un desengrasante con el que retirar más fácilmente la sal, así como una manguera a presión para los bajos, donde se conglomera el óxido. La cera y el lubricante del grafito son la guinda final para proteger el coche, teniendo que aplicarlos regularmente.

Además de lavar el vehículo, es conveniente tenerlo resguardado en una cochera. En caso de no disponer de una, se puede cubrir con una lona para que no quede totalmente a la intemperie. El sol, la arena e incluso los insectos son también agentes que afectan negativamente al color de nuestro coche.

En Talleres E. Cruces conocemos los daños que puede dejar en tu coche la época estival. Si tienes algún problema con la carrocería, no lo dudes y contacta con nosotros. Te estaremos esperando.