Los automóviles son como las personas, deben pasar periódicamente sus revisiones aunque, en lugar de ir al médico, van al taller mecánico en Griñón. Uno de los aspectos estructurales en los que menos reparamos la mayoría de las ocasiones es en la carrocería del coche y, sin embargo, está expuesta constantemente a los factores ambientales que pueden provocar su corrosión, enemigo natural de todos los metales.

Debes tener en cuenta que la pintura es la protección de tu coche ante la corrosión. Cualquier taller mecánico en Griñón llevará a cabo este cuidado, aunque hay varias posibilidades al hablar de pinturas. Primero tienes que ser consciente de que el proceso coniste en aplicar tres capas de pintura a tu coche: pintura anticorrosiva, pintura de color y el barniz o laca de tipo acrílica.

La pintura anticorrosiva, denominada pintura base, evita la aparición el óxido y aporta un acabado mate. El color básico de esta capa suele ser gris, aunque también existen tinturas amarillas, azules y blancas. Así mismo, hay pinturas entintables a las que se les puede agregar tinta para que el resultado sea un color similar al que luego se le va a aplicar con la pintura de color y no alteren el resultado. Esta última da el color deseado por el cliente. Su base puede ser solvente (derivados orgánicos del petróleo) o agua, en su forma desionizada. Las pinturas de color sólidas dan una terminación de semibrillo y las perladas dan un acabado opaco. Por último, se da la laca o el barniz que protege de las condiciones ambientales y da un acabado más brillante.

Si estás pensando en cambiar de color a tu coche o la pintura de este se encuentra en mal estado, no dudes pasar por nuestro taller. En Talleres E. Cruces haremos que tu coche quede como nuevo al salir del taller de chapa y pintura.