Si quieres informarte acerca del mundo del coche de sustitución en Fuenlabrada, has llegado al artículo que te conviene.

Los especialistas en el ámbito del coche de sustitución en Fuenlabrada saben que sus vehículos pueden sufrir el riesgo de aquaplaning, por lo que los preparan para evitar este riesgo.

En primer lugar, acuérdate de que el aquaplaning es un inconveniente provocado por el deslizamiento de las ruedas sobre los charcos que se encuentran en el asfalto. Como se elevan algunos milímetros, la consecuencia es la pérdida de la suspensión, amortiguación y dirección.

Un buen coche de sustitución para climas caracterizados por sus precipitaciones puede llenar los neumáticos de lluvia. Además, es importante que estos tengan un dibujo de más de 1,6 milímetros de profundidad. De este modo, las ruedas van a expulsar el agua suficiente a su paso.

Por otro lado, una recomendación esencial para evitar el hidroplaneo es la de conducir a velocidades moderadas. Velocidades que no sobrepasen los 60 o 70 km/h. Aparte, has de recordar que los charcos pueden seguir estando en la carretera horas después de que hayan acabado las precipitaciones. Por eso, no debes bajar la guardia.

Por último, vale la pena tener en cuenta algunos consejos por si no has podido evitar entrar en una balsa y pasar por las consecuencias del aquaplaning. Lo último que tienes que hacer es frenar o acelerar. Tampoco gires el volante, puesto que se produciría un gran descontrol con la transmisión de esos movimientos al salir del charco.

La indicación idónea, en este sentido, es la de sostener con la mayor fuerza el volante en la misma dirección en la que habías penetrado en la charca. Mantén en todo momento la calma.

En Talleres E. Cruces estamos preparados para que puedas disfrutar de unos vehículos que no tengan problemas con el hidroplaneo.